Ir al contenido principal

Reglas de juego para los hombres que quieran amar a mujeres




El hombre que me ame
Deberá saber descorrer las cortinas de la piel,
Encontrar la profundidad de mis ojos
Y conocer lo que anida en mí,
La golondrina transparente de la ternura.


El hombre que me ame
No querrá poseerme como una mercancía,
Ni exhibirme como un trofeo de caza,
Sabrá estar a mi lado
Con el mismo amor
Conque yo estaré al lado suyo.

El amor del hombre que me ame
Será fuerte como los árboles de ceibo,
Protector y seguro como ellos,
Limpio como una mañana de diciembre.

El hombre que me ame
No dudará de mi sonrisa
Ni temerá la abundancia de mi pelo,
Respetará la tristeza, el silencio
Y con caricias tocará mi vientre como guitarra
Para que brote música y alegría
Desde el fondo de mi cuerpo.

El hombre que me ame
Podrá encontrar en mí
La hamaca donde descansar
El pesado fardo de sus preocupaciones,
La amiga con quien compartir sus íntimos secretos,
El lago donde flotar
Sin miedo de que el ancla del compromiso
Le impida volar cuando se le ocurra ser pájaro.

El hombre que me ame
Hará poesía con su vida,
Construyendo cada día
Con la mirada puesta en el futuro.

Por sobre todas las cosas,
El hombre que me ame
Deberá amar al pueblo
No como una abstracta palabra
Sacada de la manga,
Sino como algo real, concreto,
Ante quien rendir homenaje con acciones
Y dar la vida si es necesario.

El hombre que me ame
Reconocerá mi rostro en la trinchera
Rodilla en tierra me amará
Mientras los dos disparamos juntos
Contra el enemigo.



El amor de mi hombre
No conocerá el miedo a la entrega,
Ni temerá descubrirse ante la magia del enamoramiento
En una plaza llena de multitudes.
Podrá gritar –te quiero–
O hacer rótulos en lo alto de los edificios
Proclamando su derecho a sentir
El más hermoso y humano de los sentimientos.

El amor de mi hombre
No le huirá a las cocinas,
Ni a los pañales del hijo,
Será como un viento fresco
Llevándose entre nubes de sueño y de pasado,
Las debilidades que, por siglos, nos mantuvieron separados
Como seres de distinta estatura.

El amor de mi hombre
No querrá rotularme y etiquetarme,
Me dará aire, espacio,
Alimento para crecer y ser mejor,
Como una Revolución
Que hace de cada día
El comienzo de una nueva victoria.

Gioconda Belli















Comentarios

Entradas populares de este blog

Claudio Naranjo: "El mal de la civilización es la mente patriarcal"

Claudio Naranjo. Chileno, estudió medicina, psiquiatría y música y acabó convirtiéndose en un referente mundial en la investigación de la mente humana. Integrador de la sabiduría tradicional y científica, oriental y occidental, y el conocimiento histórico, antropológico, sociológico, psicológico y espiritual del ser humano. Creador del programa SAT, en principio dirigido a profesionales de la psicoterapia y derivado en un programa de transformación individual y social para uso personal y en el ámbito educativo. Autor de más de 20 libros, traducidos a varios idiomas.


"La única salida a esta crisis es la transformación interior" La crisis actual ha tambaleado muchos cimientos del sistema y ha acabado revelando algunas de sus muchas fisuras. El comunismo se hundió por sus fallos de funcionamiento pero el capitalismo no parece salir mejor parado. Llevamos siglos cambiando gobiernos, haciendo revoluciones políticas y sociales pero nunca llegamos a buen puerto quizás p…

Me levanté esta mañana, cansada de no quererme...

FRENTE AL ESPEJO
Yo, que comí la cáscara
por no merecer la pulpa.
Yo, que le creí a la culpa,
y me escondí tras su máscara.

Yo, que me abofeteé y me dije
los más obscenos insultos,
que me negué a darme indultos
condenándome a estar triste.

Yo, que suicidé a mi anhelo
para lograr ser querido.
Yo, que me enemisté conmigo,
truncando todos mis vuelos

Yo, que me escupí en la cara,
abusador de mí mismo.
Yo, que complací al cinismo,
sobornando a quien me amara.

Yo: exigente y despiadado,
con nadie como conmigo.
Yo: mi más cruento enemigo,
mi juez y mi sentenciado...

...me levanté esta mañana
cansado de no quererme,
de apagarme, oscurecerme
(que mi luz no encandilara).

Marcela Lagarde: SORORIDAD

Fueron feministas italianas y francesas las que, a mitad del siglo XX, desarrollaron un concepto que va más allá de la solidaridad, vista como un intercambio que mantiene las condiciones como están.


La SORORIDAD, en cambio, tiene implícita la modificación de las relaciones entre mujeres ayudándose entre ellas, fraternidad femenina, dándole nombre a esa experiencia solidaria con la que se construye lazos que contribuyen al avance social.


Según Marcela Lagarde, LA SORORIDAD parte de un esfuerzo por desestructurar la cultura y la ideología de la feminidad que encarna cada mujer, como un proceso que se inicia en la amistad/enemistad de las mujeres y avanza en la amistad de las amigas, en busca de tiempos nuevos, de nuevas identidades. 


Las francesas (Gisele Halimi) llaman a esta nueva relación entre las mujeres, sororité, del latín sor, hermana; las italianas dicen sororitá; las feministas de habla inglesa la llaman sisterhood; y nosotras podemos llamarla sororidad.